lunes, 12 de julio de 2010

desapego corporal


En el taichi la práctica del desapego, tan predicada por muchas religiones y filosofias orientales, se intenta llevar al propio manejo corporal. De esta forma, al moverte percibes que la mayor parte de las tensiones musculares son estorbos para una práctica suave y fluida, que el intento de parecer fuerte implica una rigidez que dificulta los movimientos, y que la busqueda de una apariencia estéticamente vistosa conduce a una postura elevada y fragil.

Por eso el Tao Te King dice:

"El hombre es blando y flexible al nacer,
pero cuando muere es rígido y firme.
Las plantas cuando brotan, son tiernas y delicadas,
pero cuando mueren estan secas y marchitas.
Lo rígido y firme pertenece a la muerte.
Lo blando y flexible, pertenece a la vida."

Al desaparecer el deseo de la representación externa, uno puede concentrarse en su desarrollo interno. Al dejar de importar cómo verán los demás nuestros movimientos, perfeccionamos cada vez más nuestra relajación y nuestra sensibilidad. Nos desapegamos de las formas, de las tensiones, y así vamos quitando todo lo que impida un manejo del cuerpo natural y eficaz. Practicamos continuamente el desapego corporal. De esta manera, nos acercamos a la vida, nos alejamos de la muerte...