lunes, 22 de noviembre de 2010

meditando la Dualidad

la máxima dualidad
radica en hacer sin hacer,
en avanzar sin caminar,
en ser capaz de crecer
sin el ansia de llegar...

moverse a todos lados
permaneciendo en el sitio,
lentamente hacer el tránsito
sin aferrarse al destino,
sin omitir el Camino.

lunes, 15 de noviembre de 2010

fluir


Fluir, es mucho más que hacer movimientos suaves y armoniosos, es un estado mental en el cual impides que los pensamientos y las emociones te bloqueen. El cuerpo se tensa cuando nos aferramos a una preocupación, y esas tensiones limitan la fluidez de cada gesto.

Cuando fluyes no piensas quien te critica o quien te halaga, no haces conjeturas sobre las repercusiones que tendrá tu práctica ni te imaginas alcanzando ningún logro, simplemente fluyes...

El río no piensa donde acabará su trayecto, tan sólo fluye y de esta forma va abarcándolo todo. Sin pretensiones, sin alardes, únicamente el tránsito continuo hacia abajo, serpenteando alrededor de los obstáculos que surgen en el camino.

Es por eso que resulta tan difícil ser capaz de fluir cuando lanzas un puñetazo. Contradicción aparente, que un impacto sea realizado de forma fluida, tal y como se persigue en el Taichi. Es entonces cuando debemos recordar que el río no golpea la roca, la desborda hasta dejar anulada su capacidad de contención.

En el momento que queremos hacerle daño a alguien, dejamos de fluir tensando nuestro cuerpo, pues el pensamiento agresivo que albergamos es pura tensión mental y física. Y cuando no hay fluidez, deja de haber Taichi.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Chen Xiaowang en Bilbao


El pasado fin de semana visitó nuestra ciudad el gran maestro Chen Xiaowang. Organizado por la Escuela de Taichi de Abanto, pudimos vivir la experiencia de entrenar con uno de los mayores representantes del estilo "chen", heredero directo de una enorme tradición familiar comprometida con este antiguo arte marcial.

A pesar de la seriedad que muestra el maestro en casi todas las fotos en que aparece practicando Taichi, los asistentes fuimos obsequiados con la naturalidad y el sentido del humor que caracteriza a los verdaderos maestros de cualquier disciplina. Especialmente entretenida y divertida fue la exposición y explicación de sus caligrafías, así como las demostraciones marciales en las cuales, a pesar de su contundencia y eficacia, el maestro bromeaba y reía de manera que ninguno de los presentes podíamos evitar ser contagiados por esa alegría.

Poder realizar con él la primera serie del estilo antiguo (lao jia yi lu), ha sido una experiencia enriquecedora desde el punto de vista técnico, gracias a sus precisas correcciones, y desde el punto de vista humano, gracias a su espíritu tranquilo y cordial. Lo sorprendente del evento es la escasa participación de practicantes no vinculados a la escuela que organizaba el curso, lo cual me hace preguntarme lo obcecados que están muchos amantes del Taichi con su estilo particular, hasta el punto de no valorar las enseñanzas de maestros ajenos a sus propias escuelas. Este curso ha sido, desde mi punto de vista, una ocasión que ningún instructor o alumno veterano de taichi de Bizkaia debería haber dejado pasar.

Cuando, tras acabar el curso, salíamos del aparcamiento montados en el coche, Chen Xiaowang se quedaba el acera, adoptando la posición del "abrazar el árbol", y se despedía de nosotros con una amplia sonrisa. Esperemos verle pronto por aquí.