miércoles, 27 de abril de 2011

el arte de Intentar


El término "intentar" está mal visto en las disciplinas de autoayuda y desarrollo personal, pues se suele afirmar que "quién lo intenta no lo consigue, ya que se queda sólo en el intento". En el Taichi, donde los objetivos a lograr no están siempre claros, el acto de "Intentar" puede ser la clave del perfeccionamiento.

Al Intentar estamos practicando sin buscar un objetivo concreto, sin pretender dar una apariencia estética o poderosa, sino por el mero afán de trabajar sobre el propio cuerpo y vinculándonos cada vez más a sus sensaciones y sus movimientos. Es como ese niño que dibuja sin plantearse siquiera exponer sus creaciones; en cuanto ha plasmado en el papel la imagen que quería, pasa la página para dibujar algo nuevo, distinto. Y así, cada hoja es un boceto en el que se ha practicado una técnica nueva, un percepción diferente, una visión original,...

Durante mis décadas de práctica he aprendido innumerables coreografías, más largas o más cortas, más complejas o más simples, pero nunca mejores ni peores. Cada una de ellas tenía "algo" sobre lo que trabajar y sobre lo que investigar. Afortunadamente no me he aferrado a ninguna rutina concreta, pues entiendo que el Camino del Taichi precisa "Intentar" cosas nuevas, secuencias distintas, planteamientos diversos que permitan diversificar la práctica.

En esto radica, precisamente, el "Arte de Intentar", en la investigación que no persigue corroborar una teoría concreta o mostrar una aparente elegancia, sino en profundizar hasta que las teoría surjan por sí mismas y en que la elegancia fluya sin coaccionar su presencia.

miércoles, 6 de abril de 2011

la intención


Comprender el significado de las palabras Fuerza y Energía detro del Taichi requiere mucho más que dar el significado verbal concreto de ambos conceptos. Es preciso entenderlos mediante un práctica continua y consciente que, en muchos casos, puede durar años e incluso décadas.

La suavidad es importante. Permite que las articulaciones tengan un movimiento fluido y natural, relaja el cuerpo e induce a respirar con tranquilidad; pero si además queremos usar el Taichi para generar Fuerza y Energía en fundamental que cada gesto tenga su propia Intención.

La Intención en Taichi consiste en darle un sentido al movimiento que hacemos con cada parte del cuerpo, una dirección específica, una focalización. Esto nunca ha de implicar rigidez, sino la sensación que el brazo, por ejemplo, traza una línea determinada, y no se limita a "levitar" en el aire. Este acto requiere afinar la sensibilidad en el cuerpo, percibir el aire que la piel desplaza al moverse y visualizar la trayectoria de ese movimiento. Es toda un práctica de Consciencia Corporal Plena.

Por eso, a menudo es práctico entender la aplicación marcial de cada movimiento; no porque se vaya a usar en una situación real o simulada de lucha, sino porque nos ayuda a entender la Intención de cada gesto y de cada postura. Y es entonces cuando el Taichi cobra una valor que va más allá de la mera relajación...