martes, 16 de diciembre de 2014

toma de tierra, toma de cielo


A menudo se ha hablado del concepto de "toma de tierra" en el Taichí, entendido como la capacidad de asentar bien la posición en el suelo, flexionando las piernas, y creando una estructura corporal estable y equilibrada. Pero otro concepto fundamental y que constituye el complementario del anterior es lo que podríamos denominar la "toma de cielo".

Esta "toma de cielo" viene a ser los que algunos llamamos el "empuje vertical", pues se basa en sentir cierta proyección de la coronilla hacia arriba. La importancia postural de este gesto, que no esfuerzo, radica en la liberación cervical que éste induce, dejando espacio a las articulaciones de las vértebras e impidiendo una compresión excesiva de los discos intervertebrales.

Para lograr alinear correctamente el cuello con el resto de la columna vertebral, y realizar así la "toma de cielo" yo recurro al gesto que verbalizo como "meter el mentón", pues es el que más facilita un posicionamiento correcto de la zona cervical. Otros lo llaman "suspender la coronilla", o "elevar el baihui" (punto 20 del meridiano dumai en medicina china) si se quiere ser más técnico y "kungfuista"...

Así que, en la próxima práctica, seamos conscientes de cómo es nuestra "toma de cielo", no con afán de adquirir profundos conocimientos espirituales sino, simplemente, de adquirir un cuello más relajado y libre de tensiones.