viernes, 24 de abril de 2015

la existencia del espíritu


La sensibilidad es la conciencia aplicada al propio Cuerpo,
lo que nos hace sentir el organismo
y poder, así, conocer lo que sucede dentro cada uno.

La insensibilidad es la inconsciencia orgánica,
el olvido de la energía que poseemos
y del uso que podemos llegar a hacer de ella.

Sentir es disfrutar del Cuerpo,
igual que ser consciente es deleitarse con la Mente;
y en esta armonía de la dualidad,
entre lo tangible y lo intangible
que hay en cada individuo,
se logra entender la existencia del espíritu.

miércoles, 8 de abril de 2015

la energía de la primavera

La convulsiva transición entre el invierno y la primavera abarca un dilatado espacio temporal en el que se alternan días casi veraniegos, con noches frías propias del invierno. El cuerpo, ante estos cambios bruscos, está más expuesto que en otras épocas del año a las fluctuaciones de su capacidad vital, y de su estado orgánico. Por eso, es precisa una conciencia especial.

Ésta es un época propicia par ahondar en aspectos internos, y potenciar mecánicas más energéticas como la respiración invertida, que aumenta la sensación térmica interna de forma considerable sin necesidad de realizar movimientos musculares amplios y vigorosos. Pero una adecuada "mecánica interna", requiere también altas dosis de conciencia y atención.

Igual que una árbol usa su potencial concentrado durante el invierno, para hacer eclosionar las flores que anuncian los futuros frutos, así también el cuerpo ha de manifestar, mediante gestos sutiles pero precisos, las dinámicas que permitirán espresar todo el potencial energético latente.