miércoles, 8 de marzo de 2017

higiene muscular

Patrón de dolor generado por las contracturas
del músculo piriforme o piramidal.
Tan importante como la higiene exterior, que implica asearse, lavarse y llevar ropa limpia, está lo que podríamos denominar como higiene interior, y que conlleva el cuidado de los elementos orgánicos que no se ven, pero que son fundamentales para nuestra salud general.

Una alimentación variada y equilibrada es algo fundamental, sobre todo para al aparato digestivo, pero también para el adecuado aporte de nutrientes a todo el cuerpo. Además, hay un aspecto que muchos omiten y que tienen que ver con el óptimo funcionamiento de la musculatura.


Los músculos son estructuras vivas que necesitan un continuo aporte energético, pero que también aportan ellos mismos energía: estimulan el funcionamiento general del organismo activando el flujo vascular, fomentan la actividad cerebral y facilitan procesos orgánicos fundamentales como la respiración y la digestión, entre otras funciones.

Pero lo músculos también generan residuos, y las tensiones acumuladas en ellos pueden originar contracturas donde el drenaje se hace más difícil, y que el cuerpo a menudo manifiesta en la piel. Por eso, a menudo es preciso algo más que ejercitarlos. Necesitan cuidados más específicos, y que pasan por adquirir la flexibilidad adecuada, mediante estiramientos, y la densidad óptima, que se puede lograr por medio de masaje o manipulaciones que deshagan sus nudos internos.

En la tradición oriental existen numerosas prácticas de automasaje que sirven para tomar conciencia de las tensiones que tenemos, y de cómo podemos gestionarlas. Desde hace siglos, la medicina tradicional china ha descrito de forma exhaustiva los puntos donde estas tensiones se acumulan con más frecuencia, y métodos específicos para liberarlas. También disciplinas más modernas y occidentales, como la osteopatía, la kinesiología o la bioenergética, han creado ejercicios concretos para localizar y gestionar tales puntos. Curiosamente, las localizaciones y manipulaciones de estas zonas son muy similares en las diversas terapias.

Estiramiento combinado con presión del
músculo piriforme (Vb30)
En el ejemplo de la foto, podemos observar un ejercicio específico en el cual se combina el estiramiento de la parte lateral y posterior de la pierna con una mano, mientras con la otra se presiona el punto Vb30 de acupuntura, ubicado en el mismo lugar en que la osteopatía sitúa la contractura propia del músculo piramidal o piriforme, y cuya tensión afecta al movimiento de la cadera, alterando la forma de caminar.

Localizar y soltar las propias tensiones requiere un alto grado de conciencia corporal e implicación, pero los resultados en la salud y en la propia sensación de vitalidad hacen que el esfuerzo merezca la pena, o la a alegría, según cómo cada uno afronte su práctica.