CHIKUNG Y MEDITACIÓN TAOÍSTA

El chi-kung (o qigong, según la transcripción que se haga),
consiste en la práctica de ejercicios respiratorios
en coordinación con los movimientos corporales.
Dependiendo del tipo de rutina, estos movimientos pueden ser más suaves,
y su objetivo no ser más que dar una pauta de concentración
sobre el propio acto respiratorio,
o pueden ser más intensos y con finalidades más centradas
en la tonificación y estiramiento de grupos musculares
así como la apertura de los meridianos de acupuntura.
En el siguiente enlace se puede apreciar un ejemplo
de una rutina completa de chikung, 
tal y como lo practicamos en "eltai":
"La respiración del dragón de la montaña sagrada" 

La Meditación Taoísta, por su parte, se diferencia de otros tipos de meditación por el uso de diferentes posturas, de las cuales predomina la denominada "Abrazar el Árbol", con sus diversas variantes.

En este tipo de meditación se combina el trabajo mental de concentración (en aspectos tales como la respiración, el flujo sanguíneo o la postura), con el fortalecimiento progresivo de brazos y piernas, debido a la acción muscular que inducen las diferentes posiciones.

De esta forma, el propio organismo de cada cual se convierte en objeto de investigación e intervención voluntaria, gracias a las continuas sensaciones que el Cuerpo va aportando en el transcurso de la sesión.

A continuación mostramos
algunas de las posturas de brazos
que se suelen usar para la meditación:


palma agua ("abrazar el árbol")
palma tierra


palma viento

palma montaña
palma lago


palma fuego
palma trueno
palma cielo